¿Dónde está el límite de los soportes en el mundo de la publicidad?

Posteado el Posteado en Blog

Aunque queden unos cuantos días para el 22 de septiembre y con ello para que acabe el verano, para mí (muy a mi pesar) ya ha terminado. Se han acabado esos días en los que el único contacto que tenido con algún tipo de proceso, ha sido el de procesar que tenía que coger el ascensor para bajar a la piscina.

Ahora llega el momento de volver a ponerme con los proyectos que deje aparcados. Pero para ello, voy a tener en cuenta todo lo visto durante estas vacaciones relacionado con la publicidad y el diseño gráfico. Empezare con la publicidad.

Mis vacaciones comenzaron en Gran Canaria y allí pude ver dos soportes que me dejaron realmente con la boca abierta. Por un lado por el paseo vi a un hombre con una barba larguísima, anunciando cuchillas de afeitar con un cartelito colgado en la misma.

image

Cuando todavía no había acabado mi estancia en Canarias, pude ver como la nueva manera de publicitar los bares de copas, aparte de vestir a las relaciones públicas de corto, es llevar la publicidad en las propias piernas. Según he podido mirar por internet esta práctica tiene su origen en Japón donde los muslos femeninos se convierten en soportes gráficos pagando hasta 115 dólares por día.

Diseño web, diseño gráfico, tiendas online en Bilbao.

Mis días de relax continuaban pero mi destino cambiaba. Esta vez en Torrevieja, pude ver como una mujer con los ojos rasgados, de las que hacen los masajes y tatuajes de gena mientras estas en la playa, te daba la opción de hacerte un código QR en la piel.

Totalmente alucinada, me puse a buscar por la red los medios más raros en los que publicitarse y el que más me llamó la atención fue el alquiler de tu propia cara. Siendo la frente el sitio más caro, 50.000 euros. También pude leer que hace varios años Karolyne Smith, una estadounidense del estado de Utah, recibió 10. 000 dólares por tatuarse el logotipo de la empresa GoldenPalace.com en la frente.

image

Llamar la atención es lo que siempre se quiere conseguir usando distintos medios, pero ¿dónde está el límite?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *